30-10 San Marciano de Siracusa

San Marciano de Siracusa, obispo
San Serapión de Antioquía, obispo
Santa Eutropia, mártir
San Marcelo el centurión, mártir
Santos Claudio, Lupercio y Victorio, mártires
San Máximo de Cuma, mártir
San Germán de Capua, obispo
San Gerardo de Potenza, obispo
Beata Bienvenida Boiani, virgen
Beato Juan Slade, mártir
Beato Terencio Alberto O’Brien, obispo y mártir
San Ángel de Acri, religioso presbítero
Beato Juan Miguel Langevin, presbítero y mártir
Beato Alejo Zarycky, presbítero y mártir 

San Marciano de Siracusa, obispo. Está atestiguado el culto de este obispo en los libros litúrgicos orientales, de donde pasó su memoria al Martirologio Romano. Los datos que se dan de él son legendarios e incluso contradictorios. No se sabe en qué siglo vivió. El actual Martirologio Romano no lo denomina mártir y dice que se le tiene como primer obispo de Siracusa.

Fuente: Todos los santos. José Luis Repetto. Ed. BAC

29-10 San Feliciano

San Feliciano, mártir
San Narciso de Jerusalén, obispo
San Honorato de Vercelli, obispo
San Zenobio, presbítero y mártir
San Abrahán, eremita
San Teodario, abad
San Colmán de Kilmacduagh, obispo
San Dodón, abad
San Cayetano Errico, presbítero y fundador 

San Feliciano, mártir. Padeció martirio en Cartago en alguna de las persecuciones del siglo III.

Fuente: Todos los santos. José Luis Repetto. Ed. BAC

28-10 San Ferrucio

Santos Simón y Judas, apóstoles
San Ferrucio, mártir
San Fidel de Como, mártir
Santos Vicente, Sabina y Cristeta, mártires
San Ginés de Thiers, mártir
San Salvio de Amiens, obispo
San Farón de Meaux, obispo
San Germán, abad
Santos Francisco Serrano, Joaquín Royo, Juan Alcober y Francisco Díaz del Rincón, mártires
San Juan Dat, presbítero y mártir
San Rodrigo Aguilar Alemán, presbítero y mártir
Beato Salvador Damián Enguix Garés, mártir
Beato José Ruiz Bruixola, presbítero y mártir 

San Ferrucio, mártir. Militar romano de la guarnición de Maguncia que, al convertirse al cristianismo, dejó las armas y fue arrestado, torturado y metido en la cárcel, donde murió de hambre. Sus reliquias fueron trasladadas por el obispo san Lulo, en el 778, al monasterio benedictino de Bleidenstadt, de cuya iglesia el santo mártir llegó a ser titular.

Fuente: Todos los santos. José Luis Repetto. Ed. BAC

Pasó la noche orando

Miércoles de la XXX semana del tiempo ordiano. Santos Simón y Judas, apótoles, fiesta.

Ef 2,19-22
Sal 18,2-3.4-5
Lc 6,12-19

Lectura del santo Evangelio según san Lucas:

12En aquellos días, Jesús salió al monte a orar y pasó la noche orando a Dios. 13Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce, a los que también nombró apóstoles: 14Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, 15Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Simón, llamado el Zelote; 16Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. 17Después de bajar con ellos, se paró en una llanura con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. 18Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, 19y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Palabra del Señor.

27-10 San Trásea de Eumenia

San Evaristo, papa
San Trásea de Eumenia , obispo y mártir
San Namancio de Auvernia, obispo
San Gaudioso de Abitinia, monje y obispo
San Oterano, monje
Beato Bartolomé de Breganza, religioso y obispo
Beato Salvador Mollar Ventura, religioso y mártir 

San Trásea de Eumenia, obispo y mártir. Obispo de Eumenia en Frigia y mártir. Consta que observaba el uso cuatordecimano y que su sepulcro se conservaba en Esmirna, donde había sido martirizado. La fecha de su martirio es hacia el 170-180. Su memoria aparece en la carta de Polícrates de Éfeso al papa Victor I, que trae Eusebio de Cesarea.

Fuente: Todos los santos. José Luis Repetto. Ed. BAC

El reino de Dios es semejante a la levadura

Martes de la semana XXX del tiempo ordinario.

Ef 5,21-33
Sal 127,1-2.3.4-5
Lc 13,18-21

Lectura del santo Evangelio según san Lucas:

18Decía, pues: «¿A qué es semejante el reino de Dios o a qué lo compararé? 19Es semejante a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; creció, se hizo un árbol y los pájaros del cielo anidaron en sus ramas». 20Y dijo de nuevo: «¿A qué compararé el reino de Dios? 21Es semejante a la levadura que una mujer tomó y metió en tres medidas de harina, hasta que todo fermentó».

Palabra del Señor.

26-10 Santos Luciano y Marciano

Santos Luciano y Marciano, mártires
San Rogaciano y Felicísimo, confesores
San Amando de Estrasburgo, obispo
San Rústico de Narbona, obispo
San Aptonio de Angulema, obispo
San Ceda de Lastingham, obispo
San Eata de Hexham, abad y obispo
San Sigebaldo de Metz, obispo
San Witta de Bürberg, obispo
San Beano de Mortlach, obispo
San Fulco de Pavia, obispo
Beato Damián Furcheri, religioso presbítero
Beato Buenaventura de Potenza, religioso presbítero
Beata Celina Chludzinska, viuda y fundadora
Beato Josif Mihali, presbítero y mártir 

Santos Luciano y Marciano, mártires. Mártires de Nicomedia que confesaron la fe y fueron quemados vivos en el imperio de Decio, siendo procónsul Sabino. La fecha es hacia el 250.

Fuente: Todos los santos. José Luis Repetto. Ed. BAC

Mujer, quedas libre de tu enfermedad

Lunes de la XXX semana del tiempo ordinario, feria.

Ef 4,32-5,8
Sal 1,1-2.3.4.6
Lc 13,10-17

Lectura del santo Evangelio según san Lucas:

10Un sábado, enseñaba Jesús en una sinagoga. 11Había una mujer que desde hacía dieciocho años estaba enferma por causa de un espíritu, y estaba encorvada, sin poderse enderezar de ningún modo. 12Al verla, Jesús la llamó y le dijo: «Mujer, quedas libre de tu enfermedad». 13Le impuso las manos, y enseguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios. 14Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, se puso a decir a la gente: «Hay seis días para trabajar; venid, pues, a que os curen en esos días y no en sábado». 15Pero el Señor le respondió y dijo: «Hipócritas: cualquiera de vosotros, ¿no desata en sábado su buey o su burro del pesebre, y los lleva a abrevar? 16Y a esta, que es hija de Abrahán, y que Satanás ha tenido atada dieciocho años, ¿no era necesario soltarla de tal ligadura en día de sábado?». 17Al decir estas palabras, sus enemigos quedaron abochornados, y toda la gente se alegraba por todas las maravillas que hacía.

25-10 Santos Crisanto y Daría

Santos Crisanto y Daría, mártires
Santos Crispín y Crispiniano, mártires
San Miniato, mártir
San Frontón de Périgeux, obispo
Santos Martirio y Marciano, mártires
San Gaudencio de Brescia, obispo
San Hilaro de Javols, obispo
San Frutos, eremita
San Mauro de Pécs, abad y obispo
San Bernardo Calbó, abad y obispo
Beato Tadeo Machar, obispo y confesor
Beato Recaredo Centelles Abad, presbítero y mártir
Beatas María Teresa Ferragud Roig y sus hijas Vicenta, Joaquina, Felicidad y Raimunda, mártires
San Marcelino, papa mártir 

Santos Crisanto y Daría, mártires. Mártires romanos muy venerados en la antigüedad, que estuvieron sepultados en una en una pequeña iglesia del cementerio de Trasone en la vía Salaria nueva, donde se conservaba un epigrama del papa san Dámaso en honor de los dos santos. Seguramente su martirio tuvo lugar a mediados del siglo III.

Fuente: Todos los santos. José Luis Repetto. Ed. BAC

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y al prójimo como a ti mismo

Domingo XXX del tiempo ordinario, solemnidad.

Ex 22,20-26
Sal 17,2-3a.3bc-4.47.51ab
1Ts 1,5c-10
Mt 22,34-40

Lectura del santo Evangelio según san Mateo:

34Los fariseos, al oír que había hecho callar a los saduceos, se reunieron en un lugar 35y uno de ellos, un doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: 36«Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?». 37Él le dijo: «“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”. 38Este mandamiento es el principal y primero. 39El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. 40En estos dos mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas».

Palabra del Señor.