Nuestra Señora de la Fuensanta

Vamos a empezar a compartir desde aquí nuestra hoja parroquial, con el objetivo de compartir cada semana uno de los artículos publicados. Esperamos que sea de vuestro agrado.

Hoja Parroquial número 53. Septiembre 2019. Editorial.

La Virgen de la Fuensanta, patrona de Córdoba y patrona de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de esta ciudad, celebra este año el XXV aniversario de su coronación canónica, coincidiendo con el 75 aniversario de la fundación de la Agrupación de Hermandades y Cofradías.
La Virgen de la Fuensanta fue coronada canónicamente el 2-9-94 por el nuncio en España D. Mario Tagliaferri. Y el mismo día el Papa San Juan Pablo II la denominó patrona de Córdoba.
Nuestra Patrona se encuentra permanentemente en su Santuario, que lleva su mismo nombre, construido a mitad del siglo XV, de estilo gótico-mudéjar. El origen del Santuario hay que situarlo hacia el año 1.420.
Según la leyenda, un artesano llamado Gonzalo, que tenía a su mujer muy enferma y a su hija loca, caminando por la orilla del río, notó que se le acercaban dos bellas jóvenes y un joven también muy hermoso. Una de las jóvenes se le acercó y le dijo: “Gonzalo toma agua de aquella fuente que está bajo los árboles y dásela a tu mujer y a tu hija para que la beban y sanarán de sus enfermedades”. El pobre hombre, con su corazón lleno de esperanza pensó que aquella mujer era la Virgen María, y los patronos de Córdoba, San Asciclo y Santa Victoria. En ese momento el joven le dijo: “ Haz lo que te dice la Madre de Jesús, que mi hermana Victoria y yo somos los patronos de esta ciudad”. Gonzalo buscó entre los árboles y encontró el agua, al pie de una higuera. Llenó una vasija y dio a beber el agua a su mujer e hija, y éstas sanaron.
Muchos años después un ermitaño moribundo, fue a la Fuensanta, bebió el agua y curó. El día 8 de septiembre oyó una voz que le dijo que en el tronco de aquella higuera que crecía junto a la fuente había encerrada una imagen de la Virgen, que habían ocultados los antiguos cristianos.
La barriada de la Fuensanta celebra esta fiesta organizando su “VELÁ DE LA FUENSANTA”. Una fiesta de convivencia vecinal en torno a su Virgen. Es típico la venta de “campanitas”, que antiguamente tocaban los niños para llamar al pueblo y que se acercara a visitar a la Virgen de la Fuensanta. Así como la figura de un “caimán”, que está situada en un lateral del Santuario.
El día 8 la Virgen se traslada en procesión solemne hacia nuestra Catedral acompañada de una representación de todas las hermandades de Córdoba y la Agrupación de hermandades y Cofradías.
Para conmemorar este acontecimiento se ha decidido que Nuestra Señora de la Fuensanta visite varios templos de nuestra ciudad, entre los cuales se encuentra nuestra parroquia de San Andrés.
El miércoles, día 4, la Virgen de la Fuensanta entraba en San Andrés, siendo recibida por nuestro párroco y las juntas de gobierno de nuestras hermandades (B. Suceso y Esperanza), así como numerosos feligreses que acudieron para participar y acompañar a la Virgen. En nuestra parroquia se rezó el tercer misterio glorioso, despidiendo a la Virgen que se dirigía a la parroquia de San Francisco.
Al final: “SIEMPRE MARÍA”. Para los cristianos el nombre de MARÍA está indisolublemente unido al de su hijo JESÚS.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: