No invites a tus amigos, sino a pobres y lisiados.

Lunes de la XXXI semana del tiempo ordinario, san Carlos Borromeo, obispo, memoria obligatoria.

Rom 11,29-36
Sal 68
Lc 14,12-14

12Y dijo al que lo había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. 13Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; 14y serás bienaventurado, porque no pueden pagarte; te pagarán en la resurrección de los justos».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: