Jesús cura a dos ciegos que creen en él

Viernes de la I semana de Adviento

Mt 9,27-31

27 Cuando Jesús salía de allí, dos ciegos lo seguían gritando: «Ten compasión de nosotros, hijo de David». 28 Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos y Jesús les dijo: «¿Creéis que puedo hacerlo?». Contestaron: «Sí, Señor». 29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: «Que os suceda conforme a vuestra fe». 30 Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Cuidado con que lo sepa alguien!». 31 Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: