El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido

XXII domingo del tiempo ordinario, solemnidad.

Eclo 3,17-20.28-29
Sal 67
Heb 12,18-19.22-24a
Lc 14,1.7-14

141Un sábado, entró él en casa de uno de los principales fariseos para comer y ellos lo estaban espiando. 7Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les decía una parábola: 8«Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; 9y venga el que os convidó a ti y al otro, y te diga: “Cédele el puesto a este”. Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. 10Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: “Amigo, sube más arriba”. Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales. 11Porque todo el que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido». 12Y dijo al que lo había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. 13Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; 14y serás bienaventurado, porque no pueden pagarte; te pagarán en la resurrección de los justos».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: