Dios se revela al Hombre

Dios al encuentro del Hombre

Catecismo de la Iglesia Católica, números del 50 al 73.

El hombre, puede por la razón natural conocer a Dios, pero además, Dios en su designio salvador, ha querido “revelarse”, darse a conocer. Nos ha revelado su misterio, su designio benevolente, que estableció desde la eternidad en su Hijo Jesucristo y en el envío del Espíritu Santo.

Revelación de Dios:

Dios se nos revela, se da a conocer, para que los hombres seamos capaces de responderle, de conocerle y de amarle más allá de lo que podríamos con nuestras propias fuerzas.

Dios se revela mediante acciones y palabras, lo hace de forma pedagógica, comunicándose gradualmente al Hombre, culminando su revelación en su Hijo Jesucristo.

Etapas de la Revelación:

  1. Desde el origen: El génesis, nos muestra en sus primeros capítulos, la comunión de vida y amor que Dios quería establecer con el Hombre, creado a imagen y semejanza, Gn 1-2. La caída, el pecado original, y la sucesión de pecados posteriores, Gn 3 -4, no interrumpió su proceso revelador, ya que confirmó su promesa y esta siguió desarrollándose.
  2. La alianza con Noé: Gn 6-10 tras el diluvio, una nueva humanidad, una nueva creación en pluralidad de naciones, y diversidad de lenguas, narrada tras la Torre de Babel, Gn 11..
  3. Dios elije a Abraham: Llamada Gn 12. Una promesa, tierra y descendencia; un pueblo depositario de todas las promesas de Dios a los hombres y un Dios. Gn 17. Abraham, nuestro Padre en la fe, Gn 22, el sacrificio de su hijo Isaac. Luego los hijos Esaú y Jacob, lo doce hijos, las doce tribus de Jacob…
  4. Un Pueblo, Israel, Ex. 1-40, pueblo salvado de Egipto, conducido por el desierto a la Tierra Prometida. Moisés. Una Ley, una Alianza, «Yo seré vuestro Dios, vosotros seréis mi pueblo».
  5. Los profetas. Dios muestra su salvación, ilumina sobre sus desviaciones, anuncia siempre su misericordia y su fidelidad. Anuncian la redención total de sus infidelidades, una salvación para toda la humanidad, un orden nuevo.
  6. Jesucristo, Plenitud de la revelación, el Hijo de Dios encarnado, revela plenamente a Dios, y su mensaje salvador. Él es Palabra Única e insuperable del Padre. En Cristo se culmina la revelación de Dios, aunque no está completamente explicitada, y será la Iglesia la que se encargará de comprender y enseñar gradualmente su contenido en el transcurso de los siglos.

La transmisión de la Revelación Divina

Dios quiso que lo que se había revelado para la salvación de todos los pueblos, se conservara por siempre íntegro y fuera transmitido a todas las edades. DV, 7.

La Tradición apostólica:

La Predicación apostólica: el Evangelio fue transmitido, desde el principio por los apóstoles. Al principio, oralmente: con su predicación, su ejemplo, sus instituciones, predicaron el Evangelio, como fuente de verdad salvadora y norma de conducta .

Luego por escrito: los mismos apóstoles y otros de su generación fueron poniendo por escrito el mensaje de salvación inspirados por el Espíritu Santo.

Continuada por la sucesión apostólica: los apóstoles, nombraron sucesores, que mantuvieran la transmisión continua del Evangelio así como la fidelidad al mismo. Es la Tradición, que asistida por el espíritu, mediante el culto, la enseñanza y la vida, transmite a todas las edades, el evangelio, lo que es y lo que se cree.

Relación entre la tradición y la Sagrada Escritura:

Tienen ambas una fuente común, El Espíritu Santo, y un mismo fin, hacer presente y fecundo en la Iglesia el misterio de Cristo.

La Sagrada Escritura es Palabra de Dios, revelada, inspirada por el Espíritu Santo. La Tradición, recibe la Palabra de Dios y transmite de forma íntegra dicha revelación iluminada por el Espíritu de la verdad. De ambas, recibe la Iglesia lo que debe transmitir e interpretar de la Revelación.

Ambas constituyen el Depósito de la fe.

La Interpretación del depósito de la fe:

Confiado en su totalidad a la Iglesia. Toda la Iglesia, pastores y fieles cristianos unidos, deben perseverar y profesar la fe recibida; celebrar, custodiar y transmitir el depósito de la fe.

El Magisterio de la Iglesia:

Compuesto por los obispos en comunión con el sucesor de Pedro, el Obispo de Roma. Tiene el oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral y escrita. El Magisterio no está por encima de la Palabra, sino a su servicio, para enseñar, puramente lo transmitido, custodiarlo y explicarlo fielmente, siempre asistido por la acción del Espíritu.

Los fieles deben de recibir con docilidad las enseñanzas y directrices de los pastores.

Los Dogmas de la fe:

Ejerciendo la autoridad recibida de Cristo, el Magisterio propone de forma obligada al pueblo cristiano la adhesión a unas verdades de fe, contenidas en la revelación o unidas a ella con un vínculo necesario.

Existe un vínculo orgánico entre nuestra vida espiritual y los dogmas de fe. Los dogmas son luces para caminar en la fe. Si vivimos rectamente, estamos abiertos a acoger los dogmas.

La vinculación y coherencia entre los dogmas, aparece en el conjunto de toda la revelación; existe orden y jerarquía entre los dogmas.

Sentido sobrenatural de la fe:

Todos los fieles tienen parte en la comprensión y en la transmisión de la verdad revelada, pues están asistidos por el espíritu.

Nunca la totalidad de los fieles se puede equivocar en la fe, lo que se manifiesta cuando toda la Iglesia está totalmente de acuerdo en cuestiones dogmáticas.

El sentido de la verdad, sostiene y suscita este sentido de la fe; el pueblo de Dios, bajo la guía del magisterio, se adhiere a la fe recibida.

El crecimiento en la inteligencia de la fe:

Por la asistencia del Espíritu Santo, la inteligencia de las verdades reveladas como del depósito de la fe, puede crecer en el seno de toda la Iglesia, y en cada uno de sus miembros.

  1. Cuando los fieles contemplan y estudian estas verdades, meditándolas y rezándolas en su corazón.
  2. Cuando los fieles van comprendiendo internamente los misterios que van viviendo.
  3. Cuando las proclaman los obispos asistidos por el espíritu, y acordes a la Verdad revelada.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: